domingo, 6 de noviembre de 2016

ANALISIS DE MEDIA TEMPORADA

Llegamos a la mitad de temporada, por lo que podemos comenzar a vislumbrar las sorpresas y las decepciones de esta campaña.




Patriotas de Nueva Inglaterra. Los Patriotas supieron salir adelante en sus primeros cuatro enfrentamientos a pesar de no contar con el estelar Tom Brady. Jimmy Garoppolo estaba dejando un grato sabor de boca pero tuvo que abandonar el segundo partido a causa de una lesión, el novato Jacoby Brissett sacó adelante el partido frente a los Texanos. La defensiva ha hecho apenas lo necesario. Son el más fuerte candidato dentro de su conferencia.

Bills de Buffalo. Han sido un equipo de rachas (2 derrotas, 4 victorias, 2 derrotas) pero siguen en contienda. Su ofensiva terrestre es la segunda mejor de la liga, pero por pase son penúltimos, en su descargo hay que decir que tienen muchas lesiones en los receptores. Su defensiva ha alternado momentos buenos y malos, el regreso de Marcel Dareus será de mucha ayuda. Si logran establecer un mejor balance en su ofensiva, estarán peleando un boleto a la postemporada.

Delfines de Miami. La temporada comenzó siendo un desastre para los Delfines, pero justo antes de su descanso, encontraron a su caballo de batalla en el corredor Jay Ajayi, quien logró dos partidos consecutivos de más de 200 yardas, eso le dio más tranquilidad para lanzar a Ryan Tannehill. Su defensiva es apenas promedio, no pueden detener los ataques terrestres rivales. Si mejoran en las trincheras (ofensiva y defensiva) pueden aspirar a un puesto de comodín.

Jets de Nueva York. Los Jets han decepcionado en lo que va de la campaña, la ofensiva a cargo de Ryan Fitzpatrick no camina, no están aprovechando adecuadamente el talento de Matt Forté. La defensiva ha quedado a deber, en cuanto a detener la carrera, son los mejores de la liga, pero al momento de defender el pase, son los peores, Darrelle Revis ya no es el mismo de antes. Tienen un cierre de calendario relativamente sencillo, pero se ve difícil el panorama.

Acereros de Pittsburgh. La ofensiva de los Acereros en teoría es la más explosiva de la liga, pero entre la suspensión de Le´Veon Bell y la lesión de Ben Roethlisberger (solo jugaron 2.5 partidos juntos) no han podido explotar al máximo. Aun así tienen el control de su división, que ha resultado más floja de lo esperado. La defensiva tiene muchos altibajos, han ido recuperando jugadores lesionados, el regreso de Roethlisberger los hará protagonistas de nuevo.

Bengalíes de Cincinnati. Los Bengalíes ha tenido un difícil inicio de torneo, es cierto que han enfrentado a buenos equipos, pero también es cierto que en esos encuentros es donde se debe mostrar el carácter y sacar lo mejor de un equipo, cosa que no ha sucedido con los felinos. Su ofensiva tiene buenos números pero su defensiva no. El regreso del ala cerrada Tyler Eiffert les ayudará mucho sobre todo el zona roja. Difícil que accedan a postemporada.

Cuervos de Baltimore. Comenzaron con 3 victorias, y luego han hilvanado 4 derrotas. Poco a poco van recuperando su salud jugadores importantes que estaban lesionados lo que les vendrá muy bien de cara al partido contra su archirrival los Acereros. Joe Flacco tiene dos temporadas que no es el mismo de antes, se requiere mucho mayor aporte del mariscal para sacar este barco adelante. Su defensiva los ha mantenido en los partidos.

Cafés de Cleveland. Se rumora que Cafés de Cleveland pronto será sinónimo de mala suerte, a causa de las lesiones han requerido utilizar a 6 mariscales de campo diferentes. Sus estadísticas son promedio a la ofensiva, donde por mucho lo mejor que tienen es a Terrell Pryor, su ataque terrestre parece dar signos de querer despertar. A la defensiva urgen mejoras en cada línea. Este equipo estará peleando con los 49s la primera selección global del próximo draft.

Texanos de Houston. Los Texanos han tenido un inicio un tanto irregular, en parte porque el mariscal Brock Osweiler ha quedado a deber y no ha podido establecerse como el líder que esperaba la franquicia que fuera. El ataque terrestre ha sido aceptable, pero la principal razón por la que comandan su división, es su férrea defensiva, que pese a la ausencia de J.J. Watt siempre mantienen al equipo en posición de ganar los partidos.

Titanes de Tennessee. Los Titanes son un equipo nada espectacular, pero están en la contienda, su mariscal Marcus Mariota tuvo un inicio poco prometedor, pero ha ido disminuyendo su cuota de errores, y basados en un potente ataque terrestre (tal como se esperaba) están a solo un juego de los líderes divisionales. Su defensiva también está por encima del promedio, por lo que con algunos ajustes pueden seguir en contienda.

Potros de Indianápolis. Analizar a los Potros es            muy sencillo, se trata de Andrew Luck contra el mundo, es una lástima que un mariscal tan talentoso no tenga el elenco necesario para poder desplegar todas sus facultades. La línea ofensiva no le da la suficiente protección y siempre está corriendo por su vida. La defensiva no es capaz de detener a nadie y todo es producto de malas decisiones en la oficina, al no saber planear y balancear correctamente al equipo.

Jaguares de Jacksonville. Este equipo es una de las decepciones del torneo, la temporada del 2015 cerraron fuerte (sobre todo a la ofensiva) y con el draft que tuvieron y los agentes libres que adquirieron a la defensiva, era de suponerse que estarían peleando el liderato divisional, pero el joven mariscal Blake Bortles ha dado un paso hacia atrás y el ataque terrestre no está generando nada. La defensiva estadísticamente es promedio, pero no está generando jugadas grandes.

Corsarios de Oakland. Oakland era el otro equipo que se suponía daría un salto de calidad, y hasta el momento ha cumplido, el mariscal Derek Carr es el mejor de su generación y encabeza una de las ofensivas más potentes de la liga. Sin embargo hay dos puntos importantes a tomar en cuenta, todas sus victorias han sido contra rivales de .500 o menos y sus derrotas ante equipos contendientes; el otro punto importante es que la defensiva no frena a nadie.

Broncos de Denver. Denver tuvo un buen inicio y la fórmula sigue siendo la misma que el año pasado, se apoyan en su gran defensiva que genera constante presión en los mariscales rivales y constantemente limitan a sus oponentes a pocos puntos. Pero la ofensiva ha quedado a deber, no es un ataque explosivo y la lesión de C.J. Anderson no son buenas noticias, su línea ofensiva se ve endeble, se ve difícil que repitan el campeonato, pero siguen en la élite de la liga.

Jefes de Kansas City. Los Jefes son un equipo muy disciplinado, con una ofensiva conservadora pero casi siempre constante, y que generalmente limita los errores; el estelar corredor Jamaal Charles volvió a lesionarse y no son buenas noticias. La defensiva poco a poco comienza a retomar el nivel de la temporada pasada y el esquinero Marcus Peters de nueva cuenta es el líder en intercepciones en la liga, estarán peleando un boleto a la postemporada.   

Cargadores de San Diego. Los Cargadores parecen ser un equipo con mala suerte, pero sobre todo no saben cerrar los partidos. Phillip Rivers se merece un aplauso porque siempre produce a pesar de tantas lesiones a su alrededor, pero eso si, ahora cuenta con apoyo de su ataque terrestre, Melvin Gordon está justificando su posición en el draft de 2015. La defensiva ha sido su talón de Aquiles, pero poco a poco comienza a mejorar, Joey Bosa está teniendo impacto.

Vaqueros de Dallas. Los Vaqueros han sido una de las revelaciones del presente torneo, y lo han logrado de la mano de dos novatos (arropados por su excelente línea ofensiva), el corredor Ezequiel Elliot que es el líder corredor de la liga y el mariscal Dak Prescott, que ha logrado que no se extrañe a Tony Romo. Pero la unidad que ha sorprendido gratamente es la defensiva, que ha dejado de ser una caricatura y el menos mantiene a raya a sus oponentes.

Gigantes de Nueva York. Los Gigantes dan una de cal por otra de arena, no han podido encontrar la regularidad y una de las causas es que su ofensiva no ha podido generar lo que de ellos se esperaba, una de las causas pudiera ser la actitud de Odell Beckham. Los neoyorkinos hicieron una fuerte inversión a la defensiva en temporada baja, pero hasta el momento han quedado a deber, si han mejorado respecto al año pasado, pero no han sido una unidad acorde a su valor.

Águilas de Filadelfia. Filadelfia comenzó muy bien de la mano del novato mariscal Carson Wentz, que hasta el momento ha dejado una grata impresión, ya que si bien no genera grandes estadísticas, toma buenas decisiones y administra muy bien el juego. Pero la unidad que tiene a las Águilas en contienda es su defensiva, que es una unidad veloz y explosiva, que genera grandes jugadas y presiona muy bien a los mariscales contrarios.

Pieles Rojas de Washington. Los Pieles Rojas tuvieron un inicio muy flojo, pero poco a poco han ido recomponiendo el camino, la ofensiva es la tercera mejor del circuito, Kirk Kousins, sin ser aun una gran estrella, se está ganando su contrato a largo plazo. La defensiva no está al mismo nivel que la ofensiva, pero tienen destellos que les permiten estar en contienda en casi todos los partidos. Si las lesiones los respetan, pueden pelear un lugar en la postemporada.

Vikingos de Minnesota. Los Vikingos fueron el último equipo en perder el invicto, pero parecen estar perdiendo gas. Son un equipo parecido a Denver, se apoyan en un gran defensiva (la número dos de la liga) pero su ofensiva poco genera, las lesiones de Teddy Bridgewater y Adrian Peterson parecen estar comenzando a pesar. Sam Bradord comenzó bien el torneo, pero está perdiendo el paso y su línea ofensiva no le está ayudando en nada.

Empacadores de Green Bay. Los Empacadores son otro equipo que no ha podido encontrar la consistencia que se requiere para poder convertirse en contendientes. Aaron Rodgers desde el año pasado no es el mismo, pero no todo es su culpa, no goza de una buena protección y el ataque terrestre no ayuda. Pero la defensiva si ha dado un salto de calidad, que sobre todo a la hora de detener la carrera son de lo mejor de la liga.

Leones de Detroit. El mariscal Matthew Stafford está teniendo una gran temporada, después de todo el retiro de Calvin Johnson le vino bien a su desarrollo como mariscal y líder del equipo, pues ha repartido muy bien el ovoide entre todos sus receptores, pero el ataque terrestre sigue brillando por su ausencia. La defensiva ha batallado mucho con las lesiones, sobre todo en el cuerpo de apoyadores, requieren recuperar su salud si quieren seguir en la contienda.

Osos de Chicago. Chicago ha sido otro equipo decepción, si bien no se esperaba que fueran un equipo brillante, si se pensaba que estarían mejor que la temporada pasada, pero dejaron ir mucho talento a la ofensiva, el novato corredor Jordan Howard está comenzando a ser factor y pudiera ser la que este equipo necesita para poder estar en contienda. La defensiva a pesar de no ser nada espectacular, cumple, es la octava mejor de la liga.

Halcones de Atlanta. Los Halcones de Atlanta de nueva cuenta comenzaron a tambor batiente, veremos si en esta ocasión no se desinflan, a su favor tienen que su división es una de las más débiles. La ofensiva es la mejor del circuito y Matt Rya está teniendo una temporada digna de ser considerado como MVP, es un ataque balanceado y muy peligroso. La defensiva ha quedado a deber, pero comienzan a mejorar y Vic Beasley es una amenaza para los mariscales rivales.

Bucaneros de Tampa Bay. Alguno analistas pensaban que los Bucaneros avanzarían respecto a lo hecho el año pasado, no es el caso de un servidor, y hasta ahorita el tiempo me está dando la razón. Son un equipo promedio a la ofensiva y malo a la defensiva, en su favor debemos mencionar que la lesión de Doug Martin les ha perjudicado demasiado. El mariscal de campo Jameis Winston tiene destellos, pero no se ha consolidado como se esperaba.           

Santos de Nueva Orleans. Nueva Orleans sigue con la misma fórmula de años atrás, potente ofensiva comandada por el estelar Drew Brees y una defensiva bastante floja. El circo aéreo de Brees, sigue siendo espectacular y efectivo, a quien tenga de receptor le harán llegar el balón y generará grandes jugadas. La defensiva sigue siendo floja, pero parece estar dando ciertas señales de mejora, el regreso de algunos jugadores titulares debiera ayudar.

Panteras de Carolina. Uno de los equipos más decepcionantes a media campaña son los actuales campeones de la conferencia nacional. La ofensiva aunque sigue siendo buena, ha dado un paso hacia atrás, se ve a Cam Newton constantemente frustrado por tanto golpe tardío que recibe. La defensiva ha quedado mucho a deber, pues está posicionada como la número 20, les ha afectado mucho la partida de Josh Norman. Será difícil que repitan en postemporada.

Halcones Marinos de Seattle. Seattle se encuentra en este momento como líder divisional, pero no son un equipo dominante, las lesiones en el tobillo y rodilla de Russell Wilson lo están limitando mucho, no tiene movilidad y aunado a la mala protección de su línea, la ofensiva no está generando gran cosa. Lo de su defensiva es simplemente extraordinario, por quinta temporada consecutiva lideran la liga en puntos permitidos, toda una proeza en estos tiempos.

Cardenales de Arizona. Los Cardenales son también hasta el momento una gran decepción, se esperaba de ellos que fueran el principal contendiente de su conferencia, pero no ha sido así. La ofensiva ha sido intermitente y aunque estadísticamente no están mal posicionados, no son una unidad dominante, Carson Palmer se ha visto lento. La defensiva es la mejor de la liga, y apoyados en esta unidad pudieran fincar un resurgir interesante en la segunda mitad de la campaña.

Carneros de Los Ángeles. Los Carneros son uno de los equipos más aburridos, difícilmente se antoja ver un partido de ellos. La ofensiva es demasiado predecible, y Case Keenum claramente no es un mariscal de campo franquicia ni mucho menos, todos nos preguntamos hasta cuando le darán la oportunidad a la primera selección global Jared Goff. La defensiva sigue siendo buena, aunque ligeramente peor que el año pasado.

49s de San Francisco. Los 49s han sido un desastre, junto con Cleveland son los peores conjuntos de la NFL. Tienen muchos huecos, tanto en ofensiva como en defensiva, se esperaba que Chip Kelly le diera frescura al ataque, que si bien no tienen los nombres como para asustar a nadie, un esquema adecuado podría generar un poco más, se esperaba una ofensiva rápida y no tan conservadora. La defensiva que antes era dominante, tampoco genera optimismo.

0 comentarios:

Publicar un comentario