lunes, 30 de diciembre de 2019

NEW ENGLAND PATRIOTS: CIERRE DE TEMPORADA


Los Patriots tuvieron un decepcionante cierre de temporada, siendo exhibidos ante un mal equipo de los Dolphins.



En este espacio siempre hemos resaltado las virtudes del equipo de los New England Patriots, una dinastía que aunque muchos han tratado de desacreditar, ha sido la más dominante en los 100 años de historia de la NFL, y los números ahí están, más allá de que seas fanático del equipo o los odies deportivamente, ningún otro equipo en la historia de la liga ha podido ser tan dominante en un lapso de 19 temporadas. Para hacer un breve resumen diremos que en este lapso de tiempo se han convertido en el equipo con más victorias (6) en el Super Bowl (empatados con los Steelers), que son el equipo con más apariciones en el Super Bowl (11), que han logrado coronarse 11 temporadas consecutivas como campeones divisionales (record de la liga), que han aparecido en 8 finales de conferencia consecutivas (record de la liga), que han conseguido 17 temporadas consecutivas con 10 o más victorias (record de la liga), que tienen 19 temporadas consecutivas con record ganador (segundo mejor en la historia de la liga), que llevan 11 apariciones consecutivas en playoffs (record de la liga), que son el único equipo con una temporada regular invicta (de 16 partidos) y un sinfín de records individuales que nos llevaría mucho tiempo mencionar, y es por todo lo anteriormente mencionado, y porque se trata de un equipo con estirpe de campeón, que ha sabido sobreponerse a muchas dificultades, que han remontado muchos partidos, y que han ganado otros tantos cuando no son favoritos y en situaciones adversas; por toro ello es que ahora criticaremos un cierre de temporada bastante malo, el partido de ayer representó un accionar vergonzoso para la historia reciente del equipo. No era un simple partido de cierre de temporada, estaba en juego la semana de descanso, desde la ya lejana temporada de 2009 que los Patriots no jugaban en ronda de comodines. Se jugó contra un equipo muy inferior en talento, se jugó en casa, se jugó con los titulares todo el partido, por todas estas razones es inexcusable el partido tan mediocre que jugaron el día de ayer, los Dolphins les dieron una cátedra de lo que es jugar con pundonor, de ser unos profesionales en toda la extensión de la palabra, de honrar el deporte, ayer, dio la impresión que New England pensó que con solo saltar al emparrillado ganarían el partido, y en el pecado llevaron la penitencia; los receptores volvieron a tener un partido mediocre dejando caer varios pases atrapables, Tom Brady una vez más no tuvo buena precisión en sus lanzamientos, y la defensiva, unidad que venía cargando al equipo, ayer cedió por completo ante un revitalizado ataque de Miami, que mostró en todo momento ganas de llevarse el partido, hasta Stephon Gilmore (fuerte candidato a ganar el premio al jugador defensivo del año) fue exhibido ayer por una ofensiva menor al promedio. El plan de juego dejó bastante que desear también, no hubo imaginación a la ofensiva, y la defensiva no fue capaz de contener el último ataque de los Dolphins.

En el deporte se gana y se pierde, y en uno como el futbol americano, que privilegia la disciplina por sobre cualquier otra aptitud, se debe reconocer al rival por lo méritos que hicieron a la hora de desarrollar su juego. Pero independientemente de reconocer la motivación de los Dolphins y que supieron ejecutar su plan de juego,  lo que no se puede pasar por alto, es el desánimo, la displicencia y la falta de entrega por parte de los jugadores de New England, ayer no fueron ese equipo que tantas satisfacciones nos han dado en las últimas 19 temporadas, se puede perder, por supuesto que si, pero con la cara al sol, y esforzándose en cada jugada del partido.

Un partido no define una temporada, ni muchísimo menos mancha un legado tan grande como el que ha dejado esta generación de Patriots, pero precisamente por ello, por la historia y grandeza de este equipo, es que se les debe exigir entrega al máximo en cada partido. Ya veremos si tienen el tiempo de recomponer las cosas ante un rival como Tennessee, que presentará un reto mayor al que son los Dolphins, el tiempo dirá si este es el fin de una dinastía (lo cual no tiene nada que ver con el resultado contra los Titans, sino con el desempeño que muestren en el partido). Veremos hasta donde les alcanza a esta versión de los Patriots en esta temporada, pero aunque han dado muchas muestras en el pasado de saberse levantar de situaciones adversas, en esta ocasión se respira en el ambiente un aire de incertidumbre y hasta desesperación.   

1 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo con tu comentario. Yo soy fan de los Pats desde hace mas de 40 años, no soy fan por Brady, el fue el mejor regalo que pudo haber llegado a los Patriotas, pero como todas las cosas, nada es para siempre. Esta temporada ha sido muy especial, realmente en ningun partido se ha visto un equipo seguro, dominante, ganador, como en otros años. La marca de 12-4 no refleja lo que ha sido realmente el equipo durante toda la temporada, un equipo inseguro, impreciso, mediocre por momentos, no es como en otros años que ves el potencial y que solo es cuestion de hacer ajustes, en esta temporada no es asi. La verdad no veo como le puedan ganar a Titans el proximo sabado, no hay bases para ilusionarse, si acaso solo el hecho de que son los Patriotas un equipo al que nunca hay que descartar, pero por talento o buen juego que se le haya visto no será, en fin, esperemos que ocurra un milagro y reaccionen, pero por lo visto hasta ahora parece el fin de la dinastia.

    ResponderEliminar